TURISMO VILLAVICIOSA

Hotel rural La Casona de Tresali

Hotel rural en Villaviciosa • 3 estrellas • Asturias • España • Europa

Hotel rural La Casona de Tresali

El Hotel Casona de Tresali debe su nombre a una de las variedades más representativas de cuantas se cultivan en su «pumarada» formada por manzanos de denominación: Tresali. Alargue la mano y podrá coger una; alargue la vista y podrá ver el mar; agudice el olfato y olerá a verde, a hierba, a salitre.

Puede estar seguro de que la Casona de Tresali no es un hotel más, supone una apuesta diferente para un cliente que busca satisfacciones singulares. Una combinación entre alojamiento y naturaleza, entre modernidad y tradición.

Galería fotográfica Hotel rural La Casona de Tresali
Pulse sobre cada imagen para ver todas las fotos de esa galería a tamaño grande
Visitas virtuales de 360° Hotel rural La Casona de Tresali
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una nueva página.

Visita virtual: Habitación 23Visita virtual: Habitación 22Visita virtual: Habitación 21Visita virtual: Habitación 19Visita virtual: Habitación 14Visita virtual: Habitación 12Visita virtual: Habitación 11Visita virtual: Habitación 18Visita virtual: Habitación 17Visita virtual: Habitación 16Visita virtual: Habitación 15Visita virtual: Salón comúnVisita virtual: Comedor

Características generales Hotel rural La Casona de Tresali

Aparcamiento descubiertoFuera del casco urbanoBañoMuebles de jardínCuna a peticiónJardínCerca de la playaCalefacciónInformación turísticaChimeneaTelevisiónTerraza

Información de interés
Datos prácticos

Bienvenidos

El Hotel Casona de Tresali debe su nombre a una de las variedades más representativas de cuantas se cultivan en su «pumarada» formada por manzanos de denominación: Tresali. Alargue la mano y podrá coger una; alargue la vista y podrá ver el mar; agudice el olfato y olerá a verde, a hierba, a salitre.

Puede estar seguro de que la Casona de Tresali no es un hotel más, supone una apuesta diferente para un cliente que busca satisfacciones singulares. Una combinación entre alojamiento y naturaleza, entre modernidad y tradición.

El hotel se encuentra situado en Argüeru (Villaviciosa), a 7 kilómetros de lugares emblemáticos como el puerto de Tazones o la Reserva Natural de la ría villaviciosina. Se pueden ver huellas de dinosaurios a 4 km, en la playa natural de Merón. El Monasterio de Valdediós, a 15 km. Gijón, a 20 minutos, y a poco más, Oviedo. A un paso de la Autovía del Cantábrico.

Coordenadas:

43º 32' 5,16'' N

5º 27' 19,99'' O

Hotel Rural Casona de Tresali les ofrece la posibilidad de celebrar en nuestras instalaciones su boda, comunión, bautizo, reuniones familiares o de empresa y cualquier tipo de evento. Cocina tradicional.

Un reducto de sosiego y tranquilidad construido en piedra arenisca y maderas nobles. Un lugar para estar, para disfrutar..., para recordar.

La Casona de Tresali es un hotel rural singular que ofrece cosas singulares: habitaciones amplias, muebles antiguos, muros de piedra que combinan con madera de roble y castaño en techos y suelos; amplios ventanales, galerías y balcones tradicionales, porches a pie de césped natural, como una alfombra verde que rodea la casa aportándole confort ambiental.

Disfrute de una oferta diferente, de un entorno rural, de una franja costera llana cercana a la playa y al monte, bien comunicada pero también discreta y recogida: un sitio ideal para relajarse, para desestresarse, para perderse... Un punto y aparte, un punto y seguido de Asturias.

Todo en el hotel se encuentra puesto a propósito, nada se deja al azar. Consta de 14 habitaciones, cuatro de ellas abuhardilladas y muy espaciosas, luminosas: algunas con galería o balcón de madera. Muebles antiguos rehabilitados: cabeceros, mesitas, sillones, armarios, alacenas, mesas... Una magnífica colección de cuadros al pastel de uno de los mejores pintores asturianos: José Cuadra; un vetusto reloj de péndulo; lámparas originales; muebles de diseño en el jardín; chimenea...

No falta, sin embargo, un toque moderno en las instalaciones, especialmente en los baños o las televisiones planas de las habitaciones. Se trata de ofrecer un ambiente agradable y de confort.

Una ventana abierta al mar y otra a la tierra donde crecen los manzanos con que se elabora la sidra con Denominación de Origen (D.O.) de Asturias.

El día 17 de octubre de 1270, en Vitoria, Alfonso X, el rey Sabio, otorgó a los hombres de la tierra de Maliayo carta de fundación de puebla o villa.

La tierra de Maliayo, fértil en extremo, con estuarios adecuados para el refugio y altas rasas aptas para el dominio del territorio, estaba poblada al menos desde el Epipaleolítico, en su etapa Asturiense, hace 9.500/6.000 años y probablemente mucho antes. Una significativa presencia de monumentos megalíticos arguye una potente economía. Al hilo de las excavaciones que se vienen realizando, más la elaboración de la Carta arqueológica del concejo de Villaviciosa (1989), cada vez se adivina más claramente una coherente cultura castreña, cuyos hitos son, por ahora, varios poblamientos repartidos estratégicamente por el territorio tomando como eje la ría, más la costa-rasa occidental.

La aportación de Roma se cifró en el establecimiento de un conjunto de villae rurales con una población urbana en la desembocadura de la ría, en el actual Rodiles, de considerable importancia, que se ha llegado a suponer fuera la famosa Noega. Esta población pierde su importancia durante la época del reino astur, pero la adquieren ciertos núcleos como Amandi, Bedriñana, Camoca, Seloriu, Fuentes, Cazanes, y el lugar de Boides, con una villa romana. La Peña Castiellu, como bastión defensivo en el embarcadero de Buetes, pudo ser el embrión de la futura puebla de Maliayo.

Cuando el rey Sabio organiza el territorio de Maliayo y funda su puebla, una activa presencia de los monjes de Císter en el más íntimo repliegue del valle, en Boides —que adoptará el nombre místico de Valle-de-Dios (27 de noviembre de 1200)—, ha constituido un señorío jurisdiccional sobre un coto de 296 hectáreas y ha ejercido una importante labor ordenadora y civilizadora.

La constitución del concejo de Maliayo se enmarca en la política urbanizadora y repobladora iniciada por Alfonso IX y que alcanza hasta el primer tercio del siglo XV. El cénit del proceso repoblador coincide con el reinado de Alfonso X, exactamente en el año, clave en la historia asturiana, de 1270, señala J. I. Ruiz de la Peña. Una cerca oval —de la que se conservan algunos fragmentos— definía la puebla o villa, abriendo sus accesos por cuatro puertas: dos principales —la del Cañu (que generaría el arrabal de fuera'l Cañu) y la del Puente—, más dos secundarias —la del Mercáu Vieyu (que daría lugar al arrabal de ese nombre) y la de la Carnicería—. La iglesia parroquial era la de Santa María del Conceyu que aún hoy muestra su armonía y vistosidad —«una de las más bellas de la Asturias medieval», en opinión de Juan Uría— en el barrio de La Oliva.

A mediados del siglo XV la puebla de Maliayo ya se conocía como Villaviciosa, nombre acorde con su fertilidad que, a su vez, pasaría a ser la denominación de todo el territorio o concejo.

La probable presencia en este territorio de Enrique de Trastámara durante la estancia de Pedro I en Gijón (año 1352), explicaría el origen del coto jurisdiccional de Poreño (Poreñu), en la parroquia maliayesa de Celada, como donación hecha en 1366 a Pedro de Colunga. Este coto se enfeudaría más tarde en la familia Hevia. A lo largo del siglo XV, Villaviciosa, lejos de estar encerrada en sí, interviene en numerosas acciones políticas y guerreras para cerrar el siglo con la participación de sus hombres en la conquista de Granada. También desarrolla una intensa actividad comercial y cuenta con la pesca del puerto de Tazones, más un alfolí de la sal, parejos a los de Luarca, Pravia, Llanes.

En 1484 un incendio arrasa la villa en su totalidad; los Reyes Católicos otorgan mercedes para reconstruirla. Villaviciosa está presente en la Junta General del Principado desde la Ordenanza de Hernando de la Vega (1493-94), hasta su extinción en 1834 con la representación de José Caveda y Nava. Incluida en el mismo partido que Gijón, Siero, Sariegu, Nava y Cabranes, como concejo real, llega a tener dos procuradores. Los cargos fueron desempeñados generalmente por miembros de las familias oligárquicas de Hevia, Peón, Balbín, Estrada, Solares, Concha, Valdés, Sorribas. El 19 de septiembre de 1517 dejó la villa el príncipe Carlos de Habsburgo, futuro emperador.

Juan J. Pedrayes ha sistematizado la

Historia de Villaviciosa desde la óptica de la evolución de su trama urbana. La crisis de la pola medieval viene dada por la incapacidad de hacer frente a la inseguridad derivada de las luchas intestinas; aparecen entonces las casas-torre, las rurales, las intramuros y las aledañas a la villa. Principales dueños: Hevia, Busto, Balbín, Valdés, Solares, Peón. A mediados del siglo XVII se inicia una profunda transformación: aparece la villa o ciudad hidalga con sus palacios y plazuelas de respeto. De esa época conserva hoy Villaviciosa su más noble paisaje urbano. Un personaje que tiene importancia decisiva en este momento es Pedro Peón, duque de Estrada (1683-1750), poderoso mayorazgo de Peón, intelectual relacionado con los más solventes círculos ilustrados, para destacar su decisiva influencia en la configuración urbana de la Villaviciosa hidalga.

A finales del siglo XVII se produce una peculiar iniciativa social, que contribuirá a configurar la facies urbana y sin duda la sicología colectiva de la villa y su concejo. Los franciscanos fundan un convento de predicadores de misiones populares cuya área de influencia se señala en la Asturias centro-oriental, «más de seiscientas pilas bautismales», a cuyos feligreses debían llevar las enseñanzas derivadas del concilio de Trento. Un primer convento se edifica entre 1694 y 1699 en La Vallera, sustituido en 1743-1772 por otro edificio de gran capacidad cuya iglesia conventual es hoy el templo parroquial de la villa. De aquel convento salieron también algunos misioneros para las Indias. A la sombra de predicadores seráficos creció un monasterio de monjas clarisas que ha llegado a celebrar su tercer centenario en 1994.

Francisco de Paula Caveda Solares (1757-1812) inicia una dinastía ilustrada, que a la par tendrá incidencia notable en la evolución de Villaviciosa a través de su hijo José Caveda y Nava y de su nieto Joaquín García Caveda, y hoy con Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. El momento de Caveda Solares es el de la primera revolución industrial; Philemon Pickford de Manchester instala y dirige una fábrica de algodones de considerable volumen. La acción del juez noble Caveda Solares rompe simbólica y realmente la cerca medieval para abrir nuevas comunicaciones. Las ideas liberales, representadas por Pedro José Pidal Carneado y José Caveda y Nava, están afincadas en una realidad profundamente transformada por reformas previas, de talante liberal, puestas en marcha en el breve periodo constitucional. Caveda y Nava funda la Sociedad Patriótica de Villaviciosa (20 de mayo de 1820) al socaire de la restauración de Riego. Durante la reacción absolutista se forman las Milicias de Voluntarios Realistas compuestas de masas proletarias rurales dirigidas por sus viejos señores, a cuyo frente está Felipe Hevia Antayo, señor del coto de Poreñu. El régimen liberal intentará apuntalarse con la Milicia Urbana, de burgueses, constituida en Villaviciosa en los primeros días de abril de 1834. En 1835 se instaura el Ayuntamiento constitucional, desapareciendo los cargos concejiles que durante siglos ostentaban familias oligárquicas.

La desamortización de bienes eclesiásticos tuvo poco volumen pero cierta incidencia en la villa, por lo que supuso para el equipamiento público el exconvento de San Juan de Capristano; mayor aun la tuvo para los subasteros en las parroquias del concejo dada la condición rural de los predios de la Iglesia: 132 fincas rústicas salieron a subasta en el periodo de Mendizábal. En cuanto a la desamortización de bienes civiles, realizada a partir de 1859, tiene relevancia, por su evolución posterior, la apropiación de las marismas de la ría, lo que conocemos como porreos. La consideración de las marismas como inútiles o perniciosas, difundida entre ilustrados y progresistas, tuvo realidad en la desecación de extensos xunclares aledaños a la ría de Villaviciosa; fueron primero los de Bedriñana (siglo XVIII) y luego los de la margen derecha, a partir de 1859. La necesidad de recuperar la navegabilidad de la ría y su condición de vía económica llevó a concebir el proyecto de su canalización, cuyos estudios se encomendaron al ingeniero José Lequerica (1885-86), con el principal objetivo de hacer de Villaviciosa un puerto carbonero, conectado por ferrocarril con Lieres.

Una nueva burguesía, liberal, estaba emergiendo frente al caciquismo dominante. Y, con ella, un proletariado industrial que pronto entra en contacto con las organizaciones sindicalistas gijonesas y forma la Sociedad de Oficios Varios. De las pugnas entre liberales y caciquiles surge una prensa local que tendrá su máximo esplendor en los años veinte y treinta. Dentro del grupo de obreros catalanes que durante la Guerra Europea (1914-1918) viene a trabajar a la fábrica de vidrio de El Gaitero aparece El Amigo del Pueblo, de filiación cenetista, en 1918.

Atenta a las exigencias de reproducción de su posición e ideología, la nueva clase dominante promueve (1895) la fundación de un colegio de religiosas para niñas, teniendo para los muchachos el de Valdediós, añadido al seminario en 1877 y que luego trasladará a la villa bajo la razón jurídica Fundación Colegio de San Francisco (1922), siempre bajo férula eclesiástica. También apoya y financia la Sociedad Ateneo-Casino Obrero con la idea de «resolver la cuestión social en el terreno de la instrucción» —indica B. Rato y Hevia—. Los veinticinco años de esta entidad están transidos por las convulsiones de la época y, al igual que el elemento obrero que cobijaba, cayó bajo la represión subsiguiente a 1937.

La política de obras promovida bajo Primo de Rivera significó urbanización, parque, traída de aguas, casas baratas, escuelas graduadas. La II República tuvo uno de los bastiones más reacios en Villaviciosa, gobernada por conservadores-monárquicos con minoritaria presencia de reformistas y casi nula de republicanos. Con posterioridad a la Revolución de Octubre se quitó el nombre de Indalecio Prieto a la calle del Agua, que le había sido puesto en 1931 por ser el ministro socialista hijo de la maliayesa Constancia Tuero. La Guerra Civil dura en Villaviciosa quince meses, definidos por su posición secundaria respecto a los centros de mayor conflicto. Las tropas franquistas la conquistan (19 de octubre de 1937) dos días antes de cerrarse el frente del norte, iniciando un periodo de idénticas características sociales y económicas que en los demás lugares. La salida de la gran penuria económica comienza en los años cincuenta con la migración hacia zonas industriales como Gijón y Avilés, se intensifica a principios de los años sesenta con la emigración a Bélgica, Suiza, Alemania, por la cual se ingresan remesas de divisas; con un incipiente turismo; con la explotación de plantaciones de gran demanda como el eucaliptus y, sobre todo, por el establecimiento de empresas alimentarias basadas en la manzana y la leche, creadoras de cientos de puestos de trabajo directos.

Posee Villaviciosa dos importantes centros de investigación con un plantel de más de cien trabajadores. Perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desde el año 1990, el Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), con 22 trabajadores, en su 80% tituladores superiores (investigadores, becados/doctorales, estudiosos). Por otra parte, la antigua Estación Pomológica (1956), desde 1995 se convirtió en el Centro de Investigación Aplicada y Tecnología Agroalimentaria (CIATA), ahora Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (SERIDA).

Personajes notables

La dinastía ilustrada de los Caveda. Francisco de Paula Caveda Solares (1757-1812). Su hermana Rita Josefa (nacida en 1760). José Caveda y Nava (1796-1882). Joaquín García Nava (1851-1885), el Xuaco Les Mariñes de La Quintana. A la zaga de los Caveda, destaca en las letras asturianas el dómine Bruno Fernández Cepeda (1744-1803), nacido en el Mercáu Vieyu.

Pedro-José Pidal y Carneado, marqués de Pidal (1799-1865), ministro de Gobernación, de Estado, eminente bibliófilo que salvó para España, entre otras joyas, el Poema de Mío Cid. Su hijo Alejandro Pidal y Mon, académico de la Lengua y de Ciencias Morales y Políticas, proverbial cacique, fue diputado por el distrito de Villaviciosa entre 1872 y 1913. Y el hijo de éste, Pedro José Pidal Bernaldo de Quirós, impulsor de los Parques Nacionales de Covadonga y Ordesa. A esta familia, por vía materna, pertenecía Ramón Menéndez Pidal.

Natural de Villaviciosa era fray Francisco Menéndez, presidente de las misiones de Ocopa, valle de Jauja, donde falleció en 1801, habiendo recorrido el archipiélago chileno de Chiloé, y descubierto en 1790 la laguna de Nahuelhuapi por mandato del virrey Gil y Lemus; sus Diarios contienen importantes datos antropológicos. Del mismo tiempo fue Alonso Bernardo Ribero y Larrea (mejor: De la Rea), nacido en Fuentes, autor de Historia fabulosa del distinguido caballero D. Pelayo Infanzón de la Vega, Quixote de la Cantabria (Madrid, 1792).

Y en nuestro siglo: el senador vitalicio Luciano Obaya Pedregal; el conde de Rivero, alma del Diario de La Marina (La Habana), Nicolás Rivero. Finalmente, la saga de fotógrafos Fresno: Fernando Fresno Cueli y su hermano Ramón, con sus hijos Ramón, Anselmo y Arturo (fallecido en 1952).

Etelvino González Lóp

¿Qué es un vértice geodésico?: Los Vértices Geodésicos son una señal permanente que se materializa sobre el terreno y que forma parte de una red de triángulos cuyas coordenadas se han calculado con la mayor exactitud y precisión posible. Dicha red de triángulos da la vuelta al mundo y con el mismo sistema de coordenadas. La de primer orden está formada por triángulos de lados de unos 40 kilómetros. En la de segundo orden, apoyada en la de primer orden, los lados de los triángulos varían entre los 15 y los 20 kilómetros. La red de tercer orden tiene lados de 4 a 5 kilómetros. La de primer orden es la de más precisión. Todos los vértices de las redes más grandes son a su vez vértices de las más pequeñas.

Utilización turística: Es el lugar ideal para obtener maravillosas fotografías al estar comunicados (visualmente) entre sí. Es aconsejable llevar equipos fotográficos con teleobjetivo o zoom.

Nota importante: Por favor, seguir atentamente las instrucciones de acceso. En algunas ocasiones el vértice geodésico está en un municipio pero el acceso se hace por otro. A veces resulta fácil acceder pero otras todo lo contrario e, incluso, puede que no exista ni carretera ni camino y hay que hacer el recorrido por pistas foretales en no muy buenas condiciones. Los lugareños suelen ser una buena fuente de información de cómo se encuentra el camino.

Situación: Situado en lo alto del monte conocido por Cual Mayor, que se encuentra repoblado de eucaliptos de gran altura.

Acceso: Desde Villaviciosa, por la carretera nacional N-632 hacia Colunga, en el Km. 31,8 sale hacia la derecha una carretera local que se toma. A los 2.600 m. se llega a Priesca. Frente a la iglesia sale la pista que conduce a la Llera. A los 3.700 m. se pasa este barrio y a los 3.900 se toma un camino hacia la izquierda. A los 4.150 m. se deja un camino a la derecha y otro a la izquierda y el camino que continúa de frente es sólo apto para vehículo T.T. A los 4.450 m. se deja una casa a la izquierda, a los 4.750 m. se deja otra casa a la izquierda y se llega a un collado, donde se bifurca el camino, tomando a la izquierda. A los 5.000 m. se bifurca de nuevo y se toma el ramal de la izquierda, que continúa por unas rodadas, aptas sólo para tractor, que llegan hasta la cima donde se encuentra la señal, tras recorrer otros 400 m. por terreno de maleza y eucaliptos. (Se ha tomado como origen de distancias el Km. 31,8 de la carretera de Villaviciosa a Colunga).

Altitud sobre el nivel medio del mar: (base pilar) 324,90 m.

Descripción física:

Fecha de construcción: 23/10/1983

Centrado forzado: No

Número de cuerpos: 1

Altura pilar: 1,20 m.

Diámetro pilar: 0,30 m.

Altura último cuerpo: 3,00 m.

Ancho último cuerpo: 1,00 m.

Altura total de los cuerpos: 3,00 m.

Horizonte GPS: Despejado

Fuente: Instituto Geográfico Nacional. España.

Tazones, nombre que deriva del antiguo puerto de Los Estaçones y corresponde en realidad a la parroquia, designa generalmente el pequeño y hermoso pueblo compuesto por los barrios de San Miguel y San Roque —cuyas gentes viven principalmente de la pesca y la mar— y equipado con un modesto puerto para embarcaciones de bajura y una lonja de pescado.

En la fisonomía arquitectónica de esta población —que sobre el puerto y el mar adapta su caserío a un terreno pendiente de forma escalonada y en aparente caos— mandan las casas populares, pequeñas, de planta baja y uno o dos pisos, pintadas de muchos e intensos colores, con las ventanas y el tradicional corredor orientados al mar.

En los siglos XVI y XVII, la mayor parte del comercio de Villaviciosa y su concejo se realizaba por Tazones, donde arribaban muchas embarcaciones, incluso extranjeras, y se embarcaban distintos artículos (paños, lienzos, lino, cáñamo, cera, aceite, frutas...) con destino a Vizcaya, Galicia, Andalucía, Francia, Inglaterra y Holanda. «Tenían fama los tazoneros de buenos pescadores de ballenas, aparejando varios barcos que llegaban hasta Irlanda, y de cuyos productos sacaban buenos beneficios» (Miguel Á. González Pereda).

Supuestamente, el 19 de septiembre de 1517 habría pisado tierra española por primera vez Carlos I de España y V de Alemania en el pueblo de Tazones. Venía de Flandes a ocupar el trono del reino.

El casco histórico de Tazones goza del reconocimiento oficial de Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Conjunto Histórico (declaración de 30-5-1991, BOPA 17-6-1991). El límite del Conjunto ocupa la zona comprendida entre la línea de costa, desde la Punta de la Mesnada hasta la Punta de Tazones (zona del faro, con magníficas vistas de la costa maliaya) y las líneas de cresta de los montes de la Atalaya y Villar, hasta el punto de entronque de la carretera de Tazones con la carretera de Gijón-Villaviciosa. Dentro de la misma se halla ubicado el castro del Picu Catalín.

Con acceso por la carretera local VV-5, Tazones es una de las villas marineras más visitadas del Principado de Asturias y uno de los principales alicientes turísticos del concejo de Villaviciosa. Numerosas personas vienen atraídas por el pintoresquismo de la localidad y de su puerto pesquero —uno de los mejores embarcaderos de Asturias al estar perfectamente a resguardo del impetuoso mar Cantábrico— y la merecida fama de sus pescados y mariscos.

La iglesia de San Francisco de la villa (hoy parroquial de Nuestra Señora de la Asunción) fue templo de un antiguo convento franciscano (o Convento-Seminario de padres misioneros de San Juan de Capristano), erigido en el antaño arrabal de fuera'l Cañu, que comenzó a edificarse en 1734, prolongándose la última parte de las obras (ala sur) más allá de 1836, año en que fueron exclaustrados los monjes a consecuencia de la Desamortización de Mendizábal. Las dependencias monásticas pasaron luego a desempeñar otras funciones; según Fermín Canella, se utilizaron como casa de Ayuntamiento, escuela, colegio de segunda enseñanza, teatro, hospital, sede de la Hacienda Nacional, etc. La iglesia pasó a ser parroquial de Villaviciosa en 1838.

Las obras de erección de la iglesia conventual, que data de 1743, fueron dirigidas por el maestro cantero José de la Iglesia; su coste ascendió a 36.500 reales. Los materiales empleados son sillares regulares y mampuesto visto y revocado.

La iglesia es un gran inmueble, de sobrio aspecto al exterior, donde resalta la anexa torre campanario y el pórtico. La torre, un cuerpo de planta cuadrada que forma una L con el imafronte, tiene tres pisos provistos de vanos cerrados por arcos de medio punto, salvo los centrales, que son adintelados; es el único volumen destacado en altura; la fachada, en cambio, posee una marcada tendencia a la horizontalidad, que acentúa todavía más su pórtico, el cual se abre al exterior mediante arcada apoyada en gruesos pilares con los escudos del Instituto Franciscano y de España en sus enjutas.

San Francisco presenta nave única de cuatro tramos cubiertos con bóveda de lunetos, así como un crucero bastante acusado en planta y una cabecera, los dos abovedados (bóveda de arista). En el costado norte de la nave se localizan dos capillas unidas a ella a través de una arquería de arco de medio punto sobre sillares.

El claustro —que comunica con el pórtico al igual que la nave— se halla al sur del templo, situándose las celdas individuales alrededor del primer piso y tras el ábside de la iglesia. En 1780 se hizo una fuente en este espacio.

Teniendo en cuenta la época de su fundación, sorprende la falta de portadas monumentales, molduras y motivos decorativos.

En la actual parroquia de San Bartolomé de Puelles, en el concejo de Villaviciosa, se encuentra este conjunto monumental, cuyas edificaciones están enmarcadas dentro de la denominada arquitectura prerrománica asturiana.

Al lado del Conventin, se levantó el monasterio cisterciense de Santa María, fundado por Alfonso IX, Monumento Nacional desde 1931, en el valle de Boiges, que así se llamaba. Las obras comenzaron en 1218, y concluyen en 1226, siendo el artífice de la Construcción el maestro Gualterio. En 1348 sufrió un gran incendio.

En 1835, la desamortización de Mendizábal, impone el cese de la vida monástica. En 1862 se establece en el viejo monasterio el Seminario Mayor, al que se suma en 1877 un colegio de segunda enseñanza, que será suprimido en 1923.

En 1951, queda abandonado de nuevo, y será en 1986 cuando se emprenda de nuevo la restauración. En 1992 se incorpora la vida monástica con la Orden del Cister , volviendo a recuperar su sentido original.

A finales de febrero de 2009, tal comunidad es disuelta y los Hermanos de la Congregación San Juan toman el relevo hasta el día de hoy.

La Iglesia de Santa María de Valdediós, se puede considerar una destacada muestra del legado de la arquitectura cisterciense con la que se concluye la etapa románica en Asturias, constituyendo la de mayor tamaño de este estilo construidas en el Principado.

El claustro románico, fue sustituido entre los siglos XVI-XVII por el actual de estilo clasicista, aunque se mantiene la portada románica.

Comarca de la Sidra

Conjunto Histórico de Tazones

En el municipio de Villaviciosa

Tazones, nombre que deriva del antiguo puerto de Los Estaçones y corresponde en realidad a la parroquia, designa generalmente el pequeño y hermoso pueblo compuesto por los barrios de San Miguel y San Roque —cuyas gentes viven principalmente de la pesca y la mar— y equipado con un modesto puerto para embarcaciones de bajura y una lonja de pescado.

En la fisonomía arquitectónica de esta población —que sobre el puerto y el mar adapta su caserío a un terreno pendiente de forma escalonada ...

Conjunto Histórico de Tazones
Conjunto Histórico de Tazones
Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa
Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa

Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa

En el municipio de Villaviciosa

La Ría de Villaviciosa, la Ría de La Villa, un espléndido ecosistema de marisma declarado Reserva Natural Parcial (Decreto 61/95, de 27 de abril, del Gobierno del Principado de Asturias) que pasa por ser la segunda zona del Principado de invernada y descanso migratorio de las poblaciones europeas de aves acuáticas, se adentra en el mar dejando a su orilla derecha la preciosa playa de Rodiles, y a su izquierda, El Puntal.

«La originalidad, riqueza y calidad de su vegetación marismeña, ...

Mercado tradicional de Oles

En el municipio de Villaviciosa

El mercado tradicional de Oles ha resultado ser un gran invento. Así lo certifican las cifras que arroja su octava edición, celebrada durante el fin de semana en la localidad de Oles (Villaviciosa, Asturias). El mercado atrajo a dieciocho mil personas durante las dos jornadas. «Cada año hay más gente y está más animado», señaló ayer Jonathan Solares, presidente de la comisión vecinal. Se instalaron cien puestos artesanales y de venta de productos típicos asturianos y hubo demostraciones de ...

Mercado tradicional de Oles
Mercado tradicional de Oles
Faro de Tazones
Faro de Tazones

Faro de Tazones

En el municipio de Villaviciosa

El anuncio oficial que comunica la entrada en funcionamiento de este faro decía: A partir del 15 de marzo de 1864 se encenderá el faro situado en la Punta de los Tazones, costa O de la boca de la ría de Villaviciosa, distante 48 brazas de la orilla del mar. Tendrá las siguientes características: Aparato catadrióptico de 6º orden. Luz fija blanca. Alcance 7 millas... Elevación de 11 m sobre el terreno. La torre es rectangular con los ángulos achaflanados y una gran ventana en la parte N; está ...

Museo de la Sidra

En el municipio de Nava

HORARIOS

  • Martes a viernes: 11:00-14:00 h y 16:00-19:00 h
  • Sábado: 11:00-15:00 h y 16:30-20:00 h
  • Domingo: 11:00-14:00 h

Del 15 de junio al 15 de septiembre

  • Martes: 12:00-14:00 h y 16:00-20:00 h
  • Miércoles a sábado: 11:00-14:00 h y 16:00-20:00 h
  • Domingo: 12:00-14:00 h y 17:00-20:00 h

Cerrado lunes y del 13 de enero al 3 de febrero.

Museo de la Sidra
Museo de la Sidra
Puerto de Lastres
Puerto de Lastres

Puerto de Lastres

En el municipio de Colunga

Típico puerto pesquero y deportivo cuyo origen se remonta al siglo XV. Está situado en la parte baja de la población. Existen varios restaurantes.

Puerto pesquero y deportivo, formado por un espigón con dos alineaciones: la primera W-E, que arranca de punta Misiera y tiene unos 150 m. de longitud, y la segunda, a partir de este último punto, hacia el S, con unos 220 m.

El pequeño, pero movido, puerto pesquero pasó por muy diversas vicisitudes a lo largo de los años. Derruido ...

Playa Rodiles

En el municipio de Villaviciosa

A la derecha de la desembocadura de la ría de Villaviciosa surge la imponente playa de Rodiles —una de las más destacadas del Principado—. Une a sus encantos naturales el elevado valor paisajístico y ecológico que posee.

Características generales:

  • Longitud playa: 1000 metros
  • Anchura media: 295 metros
  • Grado ocupación: Alto
  • Grado urbanización: Semiurbana
  • Paseo marítimo: Sí
Playa Rodiles
Playa Rodiles
Playa Misiego
Playa Misiego

Playa Misiego

En el municipio de Villaviciosa

La existencia en sus proximidades de cuatro campings habla bien a las claras del fuerte impacto que sobre los veraneantes ejerce la playa de Misiego, localizada en el centro mismo de la ría de Villaviciosa (un espacio protegido declarado Reserva Natural Parcial) y que sale al mar encajonada por sus orillas.

Características generales:

    • Longitud playa: 1100 metros
    • Anchura media: 155 metros
    • Grado ocupación: Medio
Situación Hotel rural La Casona de Tresali